A vueltas con la funcionarización

Un tema que lleva rondando última por mi cabeza es el de la llamada, coloquialmente, funcionarización, tema interesante y desconocido por la sociedad y que, afecta, en mayor o menor medida, a mi esfera personal y familiar.

Antes de analizar lo que ha de entenderse por “funcionarización” en el ámbito de la funciòn pública, debemos hacer una serie de puntualizaciones en lo referente al personal al servicio de las administraciones públicas; tradicionalmente y en la “calle” nos hemos referido a todo personal que trabaja para la administración como funcionario, si bien, no todo personal al servicio de la administración es funcionario; el funcionario no deja de ser una clase de empleado público. Por ello, conviene hacer un desglose de las distintas clases de empleados públicos (siguiendo la clasificación que hace el Estatuto Básico del Empleado Público):

  • Funcionarios de carrera.
  • Funcionarios interinos.
  • Personal en régimen laboral fijo.
  • Personal en régimen laboral indefinido no fijo.
  • Personal en régimen laboral temporal (contratado).
  • Personal eventual.

Para hablar de la “funcionarización” nos tenemos que centrar en 2 figuras: funcionario de carrera (aquellos que, en virtud de nombramiento legal, están vinculados a una Administración Pública por una relación estatutaria regulada por el Derecho Administrativo para el desempeño de servicios profesionales retribuidos de carácter permanente) y personal laboral fijo (aquel que en virtud de contrato de trabajo formalizado por escrito presta servicios retribuidos por las Administraciones Públicas y se encuentra vinculadas a estas con carácter fijo -ojo! es importante no confundir fijo con indefinido no fijo-). Es importante aclarar que el personal laboral fijo (reiteramos, no confundir con el personal laboral indefinido no fijo), al igual que los funcionarios de carrera, han accedido a la administración en virtud de un proceso selectivo debidamente convocado y con sus respectivas pruebas o exámenes (test, desarrollo de temas, caso práctico…) a diferencia del personal laboral indefinido no fijo (figura creada jurisprudencialmente como sanción a la administración por contrataciones irregulares o cesiones ilegales de trabajadores por ejemplo y que ha sido consgrada legalmente a través del E.B.E.P.). Pero pese a esta distinción, en cuanto al vínculo, entre funcionario (de carrera) y personal laboral (fijo), en ocasiones, las funciones del personal laboral fijo (en determinados puestos de trabajo) son propias de funcionario quebrando así el principio general y constitucional del caráter funcionarial del vínculo de los empleados públicos con la administración a la que pertenecen, siendo la relación laboral, de carácter excepcional; no en vano, ya el Tribunal Constitucional fijo qué puestos de trabajo podrían ser ocupados por personal laboral. Además, las leyes de función pública de las distintas Comunidades Autónomas fijan, con carácter general, qué puestos de trabajo han de ser ocupados necesariamente con personal funcionario (por ejemplo la Ley 2/2015, de 29 de abril, del empleo público de Galicia).

Una vez hechas las aclaraciones pertinentes, ¿qué se entiende por “funcionarización”? La funcionarización supone, simple y llanamente, la “transformación” en funcionario de carrera de un trabajador que tiene la condición de personal laboral fijo por realizar funciones propias de funcionario u ocupar puesto de trabajo reservados a funcionarios públicos. Lo que existe es una suerte de modificación o novación del vinculo del empleado público con la administración: personal laboral fijo (vínculo laboral)funcionario de carrera (vínculo funcionarial).

El Estatuto Básico del Empleado Público, tanto en su redacción inicial como en el actual Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, y cuyo antecedente es la Ley 30/1984, de 2 de agosto de medidas para la reforma de la Función Pública, regula la funcionarización. Así, en su Disposición Transitoria 3ª (Personal laboral fijo que desempeña funciones o puestos clasificados como propios de personal funcionario), establece:

El personal laboral fijo que a la entrada en vigor de la Ley 7/2007, de 12 de abril, estuviere desempeñando funciones de personal funcionario, o pasare a desempeñarlos en virtud de pruebas de selección o promoción convocadas antes de dicha fecha, podrá seguir desempeñándolos.

Asimismo, podrá participar en los procesos selectivos de promoción interna convocados por el sistema de concurso-oposición, de forma independiente o conjunta con los procesos selectivos de libre concurrencia, en aquellos Cuerpos y Escalas a los que figuren adscritos las funciones o los puestos que desempeñe, siempre que posea la titulación necesaria y reúna los restantes requisitos exigidos, valorándose a estos efectos como mérito los servicios efectivos prestados como personal laboral fijo y las pruebas selectivas superadas para acceder a esta condición.

En el caso de la Comunidad Autónoma de Galica, la Ley 2/2015, regula la funcionarización en términos similares a la ley básica estatal (Disposición Transitoria Primera: Personal laboral fijo que realice funciones o desempeñe puestos de trabajo de personal funcionario):

1. El personal laboral fijo de las administraciones públicas incluidas en el ámbito de aplicación de la presente ley que, en el momento de la entrada en vigor de la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto básico del empleado público, estuviera realizando funciones o desempeñara puestos de trabajo de personal funcionario, o pasara a realizar dichas funciones o a desempeñar dichos puestos en virtud de pruebas de selección o promoción interna convocadas antes de la fecha señalada, podrá seguir realizándolas o desempeñándolas.

2. El Consello de la Xunta de Galicia establecerá, a través de las relaciones de puestos de trabajo, la valoración, clasificación y determinación de los puestos de trabajo afectados por esta disposición en la Administración general de la Comunidad Autónoma de Galicia y en las entidades públicas instrumentales del sector público autonómico.

3. El personal laboral fijo de la Administración general de la Comunidad Autónoma de Galicia comprendido en el apartado primero de esta disposición podrá participar en un proceso selectivo de promoción interna que se convocará por una sola vez y por el sistema de concurso-oposición, de forma independiente a los procesos selectivos de libre concurrencia, en cada uno de los cuerpos o escalas de personal funcionario de la Administración general de la Comunidad Autónoma de Galicia a los que figuren adscritas las funciones que realice o los puestos que desempeñe, siempre que posea la titulación necesaria y reúna los restantes requisitos exigidos, valorándose a estos efectos como mérito los servicios efectivos prestados como personal laboral fijo y las pruebas selectivas superadas para acceder a esta condición.

4. Las demás administraciones públicas incluidas en el ámbito de aplicación de la presente ley podrán desarrollar, en condiciones análogas a las previstas para la Administración general de la Comunidad Autónoma de Galicia, procesos selectivos de promoción interna abiertos a su personal laboral fijo que reúna los requisitos establecidos en el apartado primero de esta disposición.

Pese a que la redación, tanto del E.B.E.P. como de la ley gallega, es concisa y no muy prolija, podemos extraer una serie de caraterísticas del proceso de funcionarización; a saber:

  • Como ya dijimos, ha de tratarse de personal laboral fijo.
  • Ha de realizar funciones propias de funcionario (u ocupar puestos de trabajo reservados a funcionario).
  • Se establece un criterio temporal: que se tenga la condición de personal laboral fijo y se realicen las funciones propias de funcionario (o se ocupen puestos de trabajo de funcionario) a la entrada en vigor del Estatuto Básico del Empleado Público o se pasen a realizar dichas funciones (o se ocupen dichos puestos) en virtud de procesos o procedimientos convocados con anterioridad a la entrada en vigor mencionada.
  • Que se supere en correspondiente proceso selectivo (concurso-oposición).
  • El proceso de funcionarización tendrá carácter voluntario.
  • El personal laboral fijo que no participe en el proceso de funcionarización o no lo supere, quedará en la misma situación en la que se encuentra.

Será la norma reglamentaria de cada administración pública la que fijará el proceso o procedimiento para el acceso a la condición de funcionario de carrera a través de la funcionariación.

No obstante, la funcionarización no está exenta de problemática (tipo de pruebas a realizar, establecimiento de complementos transitorios para aquel personal cuyo paso a funcionario de carrera implique una merma en sus retribuciones…).

Si te ha interesao el tema, comenta. Recuerda que si tienes cualquier duda o cuestión relacionada con la función pública, puedes contactar con nosotros a través cualquiera de los medios que ponemos a tu disposición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.